Etiqueta: español

Los libros son un objeto de lujo, una delicatessen cultural, una cornucopia de sutiles placeres. Quizá sea por eso que aquellos que los coleccionan, los valoran, los degustan, los admiran y los reverencian jamás padecen cáncer de próstata, cataratas oculares, psoriasis, enfermedad de Hungtinton, úlceras de duodeno, piorrea, o hirsutismo mórbido. Y es que lo […]

Leer más

He escrito una reseña sobre la magnífica novela Línea uno, de Juan Mendoza. Sin embargo, debido a un acuerdo al que he llegado con los responsables de Escaparate literario, me he comprometido a no publicarla en este blog.      Podrán ustedes leerla siguiendo este enlace: Línea uno, de Juan Mendoza.  

Leer más

Mi criatura ha lanzado ya su primer grito en la oscuridad. Mi primera novela, El menstruador, ha visto la luz y ya no es mi novela. La llamo mía pero, en realidad, ya no me pertenece. Ahora es propiedad de la tierra, del aire, de los pueblos, de la Biblioteca Nacional, de Amazon, o del […]

Leer más

Los cláxones en la distancia, los cláxones en la cercanía, los cláxones entendidos como nueva forma de lenguaje vial, los carritos de la compra, los carritos de bebé, los borrachos cantores, la tuna universitaria, las conversaciones de a dos, las conversaciones de a tres, los compañeros de piso indiscretos, los estornudos, los niños jugando exaltados, […]

Leer más

España me duele. Amar España es difícil y doloroso, tanto como amar a un progenitor senil o a un hijo criminal. El motivo de este dolor (uno de ellos) es que España tiende a no amarse ni respetarse a sí misma como debería. Así nos va. Producimos el mejor aceite de oliva del mundo, pero […]

Leer más

Me subyugo ante las palabras españolas, todas. Las iridiscentes y las sombrías, las fulgurantes y las miserables, las inesperadas y las balsámicas, las que provocan molestias y las que devienen en epifanías, las prístinas y ebúrneas y las lozanas y neonatas, las restablecedoras del caos y las que mancillan inocencias, las que suponen un remanso […]

Leer más

Desde el principio supe con claridad que si deseaba sobrevivir tendría que ser mejor que el resto. El riesgo era alto, al igual que la recompensa. Sólo puede quedar uno —decían— y mis posibilidades eran de apenas una entre un millón. Confío en mi instinto y es así como logro escapar de esta confortable cárcel […]

Leer más

Una de las formas más recurrentes de acaparar algo de atención en blogs culturetas es escribir sobre Doce hombres sin piedad. Quien lo hace suele pasar por persona culta y aficionada a las películas en blanco y negro, así como a toda la mercadotecnia vintage, algo que, incongruentemente, se considera una forma de modernidad. No […]

Leer más
Ir a Inicio