Memoria de mis putas tristes

Seré sincera. Si pudiera, a mi nueva novela le pondría de título:

Memoria de mis putas tristes

Un título prístino y perfecto. Lo que ocurre es que, claro, está ya cogido por el abusador Gabriel García Márquez. Se puede (y se debe) discutir el valor de la obra del colombiano, pero si algo debe concedérsele es que, tal y como ya consigno en Un libro blanco hetero, en eso de ponerle títulos imperecederos a sus novelas,el colombiano es imbatible, el más grande, el más soberano, el rey. Seguramente los mejores títulos de novela del siglo XX, los escribió el Gabo.

Si le doy importancia al íncipit de los libros (léase Íncipit y letras capitales), con mayor motivo aún debo dársela al título, pues, en cierto modo, un título no es sino un íncipit del íncipit, un meta-íncipit por así decirlo. El plano de realidad en el que está redactado el título incluso puede variar con respecto al plano de la novela, hasta ahí llega su complejidad conceptual, y más allá. Con El menstruador, tuve claro el título prácticamente desde el principio. Bahía carmín comenzó llamándose La rosa y la espina, y tuvo varios títulos hasta alcanzar el definitivo.

En realidad, elegir un título, al final, es un proceso altamente intuitivo. Pueden racionalizarse, conceptualizarse y psicologizarse todas las consideraciones que se desee, se puede contemplar sonoridad, traducción en otros idiomas, longitud, y hasta relación con la tipografía, pero al final, decidirse por un título, y no otro, es una de esas decisiones que un autor debe tomar un poco con las entrañas, de barriga, dejándose llevar por instintos atávicos y misteriosos cuyos mecanismos nadie puede desentrañar del todo.

No hay profesionales del titulado de novelas, no hay reglas taxativas, ni una normativa a seguir, ni siquiera pautas referenciales. Titular una novela debidamente ahonda en procesos intrapsíquicos que son prófugos del análisis académico. Así las cosas, confieso que una de las razones por las que mi próximo libro me está costando (estoy escribiendo muchísimo menos de lo que debería) es porque no he sido capaz, aún, de poder bautizarlo de un modo que satisfaga, no a mí, sino a mis entrañas. En Nuevo documento de Microsoft Word anuncio que, provisionalmente, trabajaré con el título provisional de Margaritas ante porcos, pero desde el primer momento he sabido que ese título sólo es un título de trabajo, algo con lo que empezar a moldear la obra. En ningún momento lo consideré un título definitivo. Básicamente me dije:
—Bueno, empecemos con ese y, a lo largo del proceso de escritura, ya se nos ocurrirá algo mejor.

En Putas del siglo XXI acoto que mi nuevo proyecto literario ahonda en el tema de la prostitución, que ya está presente en El menstruador, y en Bahía carmín, aunque de un modo tangencial y secundario, y así las cosas, el nuevo título debería, seguramente, referenciar la temática putil de algún modo. Digo seguramente ya que, en realidad, existen otras maneras diferentes de conceptualizar el libro y, quién sabe, quizá un título más simbolista, o más abstracto, o menos referencial, pudiera irle bien. Es algo sobre lo que estoy meditando todavía, pero, en cualquier caso, voy anotando posibles títulos que se me van ocurriendo, algunos concebidos más animus iocandi que otros, algunos con más posibilidades de ser descartados que otros.

Desde este momento, y hasta que me decida por un título definitivo, seguro que la siguiente lista se irá ampliando con nuevos títulos cuya idoneidad se irá perfilando conforme la misma obra vaya tomando cuerpo. Iré editándola conforme eso vaya ocurriendo.

La razón por lo que presento esa lista de posibles títulos es simple: recolectar opiniones entre los visitantes de este blog, así como de posibles futuros lectores. Que haga acopio de estos pareceres no conlleva que vaya a atender a ellos, pero una cosa sí puedo garantizar: los tendré presentes. De momento, lo único que tienen en común todos estos títulos, es que ninguno es de Gabriel García Márquez. Son todos míos.

Sin más, la lista y la pregunta:

Lista de posibles títulos para el próximo libro de Lázara Blázquez Noeno (provisionalmente titulado Margaritas ante porcos)

Amor hipocrítico
Antimemoria de mis putas
Corazón de puta, alma de puta
Curriculum vitae
Con nombre de guerra
El centinela solitario
El escritor en el burdel
El taxi aparte
Gran Enciclopedia de las Putas
La mujer abstracta
La mujer anestesiada
La puta y el fanfarrón
Margaritas ante porcos
Maskulinum femeninum
Mundi muliebris
Novísimas aventuras de Don Quijote en el burdel
Nuevo documento de Microsoft Word
Penitencia urbanita en Sierra Morena
Puercos y margaritas
Putas: un estudio autobiográfico sobre la dignidad humana
Quijote entre putas
Retrato de las putas
Retrato de una puta
Te amo, puta
Voluntad de vicio

¿De todos estos títulos, cuál (o cuáles) cree que es el más adecuado? ¿Cuál (o cuáles) le llama más la atención? ¿Por qué? (Razone su respuesta en los comentarios).

Comentarios

Hay 7 comentarios para esta entrada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a INICIO